Qué es, Significado y Concepto

Definición de Iniciativa de Defensa Estratégica

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: octubre 31, 2020

Iniciativa de Defensa Estratégica (Strategic Defense Iniciative-SDI), programa estadounidense de investigación militar para el desarrollo de un sistema defensivo de misiles antibalísticos (Antiballistic Missile – ABM), propuesto en primer lugar por el presidente Ronald Reagan en marzo de 1983 (Ver Misiles teledirigidos). La administración Reagan se empleó a fondo para conseguir la aceptación de la IDS en Estados Unidos y por sus aliados en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Tal como fue descrito en un principio el sistema proporcionaría una protección total contra un ataque nuclear. El concepto de la IDS abría una nítida brecha en la estrategia nuclear seguida desde el comienzo de la carrera nuclear. Esa estrategia se basaba en el concepto de disuasión mediante la amenaza de la represalia (véase Control internacional de armas). Más específicamente, el sistema IDS habría infringido el tratado ABM de 1972 (véase Conversaciones para la Limitación de Armas Estratégicas). Por ésta y otras razones, la propuesta de la IDS se vio criticada al sugerir un paso adelante en la carrera armamentista.

Muchos expertos creen que el sistema era impracticable. Con la disgregación de la Unión Soviética, la firma de los tratados START I y II, y la elección en 1992 de Bill Clinton como presidente, la IDS, al igual que otros programas de armamento, recibió una muy baja prioridad presupuestaria. En 1993 se abandonó la IDS y se creó la Organización de la Defensa con Misiles Balísticos (Ballistic Missile Defense Organization – BMDO), un programa menos costoso, basado en los sistemas antimisiles desde bases terrestres, incluyendo el sistema de misiles Patriot.

El sistema IDS se ideó en un principio para proveer una defensa por estratos empleando avanzadas tecnologías de armamento, varias de las cuales se encontraban tan sólo en una etapa de investigación preliminar. El objetivo era interceptar misiles enemigos en la mitad de su curso, a gran altura sobre la tierra. Las armas que requería este vasto sistema de defensa incluían proyectiles con base en la tierra y en el espacio, guiados mediante computadoras; radiaciones de partículas subatómicas y lásers nucleares de rayos X, disparados desde cañones sobre raíles electromagnéticos; todo bajo el control de un sistema supercomputerizado (las armas con bases en el espacio y el pintoresquismo de los rayos láser, hizo que los medios informativos dieran al sistema el nombre de ‘Guerra de las galaxias’, por el popular film de ciencia ficción). En apoyo de esas armas se habría establecido una red de sensores espaciales y de espejos especializados para dirigir los rayos láser contra los blancos. Algunas de estas armas se encontraban en una etapa de desarrollo, pero otras —en particular los sistemas láser y el control supercomputerizado— no estaban disponibles.

El coste total de semejante sistema se estimó entre los 100.000 millones y el billón de dólares. Los gastos reales alcanzaron los 30.000 millones de dólares. El presupuesto anual inicial para el BMDO fue de 3.800 millones de dólares.

Este coste no fue el único aspecto controvertido de la IDS. Sus críticos, entre los que se contaban varios funcionarios del anterior Gobierno, importantes científicos y algunos miembros de la OTAN, mantuvieron que —aunque el sistema hubiera resultado viable— podría haber sido burlado por el enemigo por diferentes procedimientos. Además, otras naciones manifestaron su temor a que el sistema IDS se pudiera utilizar para desarrollar un plan ofensivo.