Qué es, Significado y Concepto

Definición de Gripe

Artículo escrito por Cristian | Actualizado: mayo 9, 2018

Gripe, enfermedad infecto-contagiosa aguda del tracto respiratorio que afecta de manera especial a la tráquea. Un episodio de gripe no complicada cursa con un cuadro que incluye tos seca, dolor de garganta, taponamiento y secreción nasal abundante e irritación ocular. En los casos más complejos se añaden escalofríos, fiebre de rápida instauración, cefalea, dolores musculares y articulares y, en ocasiones, síntomas digestivos. En el primer caso los síntomas y la fiebre remiten paulatinamente en el transcurso de pocos días. Sin embargo, cuando el proceso se acompaña o va seguido de una neumonía viral o bacteriana, la mortalidad aumenta.

Desde el siglo XVI se han descrito más de 31 pandemias (epidemias de amplísima extensión). La epidemia más devastadora de la era moderna tuvo lugar en 1918, y se calcula que provocó la muerte de unos 20 millones de personas.

Hay tres virus causales denominados A, B y C, que fueron identificados en 1933, 1940 y 1950 respectivamente; los dos primeros son los causantes de las epidemias. En 1941 se demostró que es posible controlar esta enfermedad a través de la administración de vacunas virales. Debido a las diferencias antigénicas entre los 3 virus de la gripe, la vacunación no es del todo eficaz porque no se desarrolla inmunidad cruzada; a este problema se añade otro, consecuencia de la propiedad excepcional de los virus de la gripe de mutar sus características antigénicas con cierta periodicidad para eliminar cualquier respuesta inmune por parte del organismo infectado; por ello la eficacia de la vacunación es sólo transitoria. La solución a este problema ha sido el desarrollo de vacunas polivalentes: se combinan las vacunas contra los diferentes tipos y subtipos de virus, que se modifican en función de las transformaciones de éstos. Para cumplir estos propósitos tuvo que establecerse un sistema de vigilancia a escala mundial capaz de identificar las nuevas formas virales con rapidez para permitir la preparación de las vacunas adecuadas. Puesto que vacunar al conjunto de la población mundial cada vez que los virus de la gripe sufren una mutación supondría un coste difícil de asumir, la vacunación se reserva a la población susceptible de padecer otras enfermedades de manera simultánea (ancianos, personas con problemas respiratorios).

Las variantes antigénicas del virus de la gripe aparecen en ciclos: por ejemplo la variante que apareció en 1978-1979 era idéntica al virus más extendido a principios de las décadas de 1950 y 1960. Ciertas evidencias que hacen pensar que una misma forma de virus puede provocar epidemias que reaparecen cada 60 o 70 años. Esta teoría permite frenar mediante campañas masivas de vacunación, determinadas epidemias en el momento en que aparecen los primeros casos.

El fármaco hidrocloruro de amantadina, que se administra por vía oral, es eficaz en la prevención, e incluso en el tratamiento de la gripe producida por el tipo A de virus. Se utiliza como tratamiento coadyuvante en los pacientes de riesgo. Sin embargo la vacunación es considerada como el método más eficaz para combatir la enfermedad.

Más información

Refiere a una enfermedad viriásica muy contagiosa, que aparece en forma aguda y epidémica. Puede considerarse que apróximadamente cada 25 años aparece una pandemia, sin descartar las epidemias localizadas que suelen darse en cada época de frío.

Después del período de incubación, se produce una brusca elevación de temperatura hasta los 39-40 grados, con sensación general de molestias, céfaleas, dolores difusos y congestión facial; al cabo de uno o dos días se produce tos e inflamación de las amigdalas, y a veces conjuntivitis.

La temperatura suele ceder a los tres días, aunque con facilidad puede ramontar, por lo que el enfermo no suele curar hasta el cabo de una semana. Es muy típica la astenia que acompaña a la convalecencia. La forma endémica de la enfermedad suele presentarse en invierno, y es menos grave que la epidémica.

Sin ser una enfermedad grave, en cada pandemia puede observarse, un índice apreciable de mortalidad. Las complicaciones suelen afectar el aparato respiratorio.

El tratamiento es sintomático, con aplicación de antitérmicos, analgésicos, descongestionantes de la mucosa nasal, etc. Ocasionalmente pueden utilizarse antibióticos para la prevención de posibles complicaciones.

Las dos últimas epidemias más graves han sido la gripe española, que causó más de 20 millones de muertes entre los años 1918-1920, y la gripe asiática, iniciada en 1957 y causada por el virus A2 Asia, que desde China y Japón se extendió a Europa y Norteamérica. Cada invierno se presenta un tipo de gripe que causa numerosas víctimas.

La gripe gástrica, por ejemplo, es una infección vírica (distinta del virus de la gripe) de sintomatología parecida a una intoxicación alimenticia. Aparece súbitamente por la noche, dura de tres a seis horas y cursa con vómitos intensos, diarrea ocasional, dolor abdominal y cólico. Desaparece entre un dia y medio y dos días después, dejando malestar general un par de días más.