Qué es, Significado y Concepto

Definición de Democracia cristiana

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: octubre 31, 2020

Democracia cristiana, ideología y movimiento político de carácter moderado y conservador surgido en Europa a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Ideología y principios básicos

El componente ideológico de la democracia cristiana representa una amalgama pragmática de liberalismo democrático y conservadurismo defensor de los intereses de la clase media, que apuesta por la estabilidad gubernamental; una economía que combina el dinamismo del libre mercado con una atención adecuada a las necesidades del Estado de bienestar; y una religiosidad moderada que defiende valores considerados tradicionales (como la importancia de la familia y una mayor presencia de la doctrina de la Iglesia católica en la vida pública y privada) y se oponga al relativismo ético y a la permisividad moral y sexual.

Orígenes y expansión

La democracia cristiana nació para contrarrestar el escepticismo existente acerca de la posibilidad de organizar un partido confesional, frente a la creciente influencia del socialismo y del comunismo, que ofreciera una alternativa política más dinámica que la tradicionalmente ligada al catolicismo en lo referente a la sociedad civil y a las relaciones internacionales. Concretamente, fue la encíclica Rerum novarum, publicada el 15 de mayo de 1891 por el papa León XIII, la que animó a los católicos a formar grupos políticos en este sentido. La resistencia que manifestó frente al fascismo otorgó un vigoroso impulso al movimiento democratacristiano y le aseguró un papel primordial en la reconstrucción de Europa occidental tras finalizar la II Guerra Mundial en 1945.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) fue el partido predominante en la República Federal de Alemania durante la cancillería de Konrad Adenauer (1949-1963) y recuperó esa preponderancia con la de Helmut Kohl (1982-1998). No menos importancia tuvieron sus correligionarios en Francia o el Partido de la Democracia Cristiana en Italia. En épocas más recientes los grupos políticos democratacristianos han cobrado una destacada importancia en Europa central y oriental. Con la desintegración de los regímenes comunistas a finales de la década de 1980 en ese espacio geográfico, la democracia cristiana perdió a uno de sus tradicionales adversarios, aunque el comunismo siga siendo una fuerza poderosa en el seno de sus respectivos panoramas políticos.

Democracia Cristiana en Latinoamérica y España

Tras su consolidación en Europa, la democracia cristiana se extendió con gran éxito en otras áreas geográficas, pero de forma muy especial en Latinoamérica, donde se fundaron múltiples organizaciones basadas en esta ideología. Con la denominación de Partido Demócrata Cristiano se han forjado distintas formaciones políticas en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Honduras, México, Panamá y Paraguay (fundado en 1960 con el nombre de Movimiento Demócrata Cristiano). Partícipes también del pensamiento democratacristiano han sido el Partido Social Conservador colombiano, el Partido Popular Cristiano peruano, Democracia Cristiana Guatemalteca y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) venezolano, así como otros múltiples grupos próximos al socialcristianismo. Todos los partidos latinoamericanos afines a esta ideología se encuentran integrados en la Organización de la Democracia Cristiana de América, adscrita a la Unión Mundial Democratacristiana.

Como consecuencia de esta fuerte presencia en el espectro político latinoamericano, ha sido frecuente la presencia de miembros de la democracia cristiana al frente del Estado o del gobierno en este ámbito geográfico. Tales han sido los casos de Eduardo Frei Montalva (miembro del Partido Demócrata Cristiano chileno y uno de los principales representantes de la democracia cristiana latinoamericana), el salvadoreño José Napoleón Duarte o el ecuatoriano Osvaldo Hurtado Larrea, por sólo citar a alguno de ellos.

En el caso de España, una fuerte tradición de conservadurismo político y de confesión católica del Estado y de la población se plasmaron en la concepción democratacristiana de varios partidos políticos. Así por ejemplo, fue muy importante dicho componente ideológico en la Unión de Centro Democrático (UCD), protagonista de la transición española hacia la democracia tras la muerte de Francisco Franco; en el Partido Nacionalista Vasco (PNV), miembro fundador de la Internacional Demócrata Cristiana; en Unió Democràtica, que desde 1978 integra junto a Convergència Democràtica de Catalunya la coalición Convergència i Unió; y en el Partido Popular (también miembro de la Internacional Demócrata Cristiana).