Categorías
Qué es, Significado y Concepto

Definición de Calisto (astronomía)

Calisto (astronomía), satélite de gran tamaño del planeta Júpiter. Es el octavo más alejado del planeta y gira alrededor de éste a una distancia de unos 1,88 millones de kilómetros, completando una órbita aproximadamente cada 16,7 días terrestres. Su órbita circular se encuentra en un plano paralelo al ecuador de Júpiter.

Tiene forma esférica y es uno de los diez satélites más grandes del Sistema Solar. Su tamaño es muy similar al del planeta Mercurio, con un diámetro de unos 4.800 km, pero al estar compuesto principalmente de hielo de agua, de baja densidad, su masa es sólo un tercio de la del planeta. Es probable que Calisto no presente un núcleo rocoso rodeado de material helado más ligero, como ocurre en los grandes satélites más cercanos a Júpiter. Los científicos creen que todo el satélite es una mezcla de rocas y hielo, con un porcentaje rocoso que aumenta hacia el centro del mismo.

Calisto es el satélite conocido que presenta mayor número de cráteres. Como consecuencia de que el hielo que hay en su superficie fluye lentamente, las paredes de muchos de ellos se desmoronan con facilidad. Los cráteres sugieren una superficie antigua y una actividad interna pequeña. Desde el punto de vista geológico, Calisto es el más inactivo de los cuatro grandes satélites de Júpiter, probablemente por ser el que se encuentra más alejado. El cráter más grande es Valhalla, con una cuenca de 300 km rodeada por un sistema de anillos concéntricos de 1.500 km de ancho. Además, Calisto presenta 12 cadenas de cráteres conocidas. Los astrónomos creen que estas cadenas se originaron por los cometas o asteroides que se desintegraron al pasar demasiado cerca de Júpiter y se estrellaron contra el satélite. La cadena más larga, Gipul Catena, tiene una longitud de unos 640 kilómetros.

Fue descubierto independientemente en 1610 por el astrónomo italiano Galileo y por el astrónomo alemán Simon Marius. Calisto y los otros tres satélites de Júpiter descubiertos en 1610 se conocen como las lunas de Galileo, y fueron bautizadas por Marius con los nombres de los amantes mitológicos del dios griego Zeus (Júpiter para los romanos). Calisto era una ninfa que fue convertida en oso por Hera, la celosa esposa de Zeus. Según la mitología griega, Calisto formó la constelación de la Osa Mayor. Sus cráteres tienen nombres de héroes y heroínas de las mitologías nórdicas.

Las sondas espaciales estadounidenses Voyager y Galileo han proporcionado numerosa información sobre Calisto. Cuando las sondas Voyager pasaron cerca de Júpiter en 1979 obtuvieron fotografías detalladas del satélite. En noviembre de 1996 se produjo el primer acercamiento de la sonda Galileo a Calisto.

Escrito por : Barcinonense y apasionada de las matemáticas, la astronomía y las ciencias del espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *