Qué es, Significado y Concepto

Definición de Año

Artículo escrito por Cristian | Actualizado: abril 20, 2018

Año, periodo de tiempo que emplea la Tierra para completar un giro alrededor del Sol. Como la medida de este periodo arroja valores distintos según el cuerpo celeste empleado como punto de referencia, existen varias definiciones del año. El llamado año solar medio o trópico se define como el tiempo que transcurre entre la aparición del Sol en el equinoccio de primavera hasta su regreso a ese mismo lugar (véase Eclíptica). El año astronómico tiene una duración media de 365,2422454 días solares, es decir, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,5 segundos (véase Día; Minuto).

El llamado año sidéreo es el tiempo que transcurre desde que el Sol eclipsa una estrella dada hasta que la vuelve a eclipsar; su duración es de 365,2563612 días solares medios, o 365 días, 6 horas, 9 minutos y 9,54 segundos (véase Tiempo). El tiempo que transcurre desde el paso de la Tierra por un punto determinado de su órbita hasta que vuelve a pasar por ese punto se conoce como año anomalístico, y equivale a 365,2596425 días solares medios, o 365 días, 6 horas, 13 minutos y 53,1 segundos. El año lunar, de 12 meses lunares (véase Mes), es decir, 354 días, se emplea en algunos calendarios, en particular en el judío y el musulmán. Ver Calendario; Cronología.

Más información

Un año es el tiempo que la Tierra tarda en recorrer una órbita alrededor del Sol. La órbita de la Tierra no es circular sino elíptica, de manera que el Sol no parece moverse ante las estrellas a una velocidad constante.

La mayoría de los sistemas temporales se basan en un “sol medio” suponiendo que se mueve a una velocidad constante media del Sol real.

El verdadero tiempo de revolución de la Tierra es de 365 días, 6 horas, 9 minutos y 10 segundos, lo que se conoce como año sidero. Sin embargo, la dirección que apunta el eje de la tierra cambia debido a un efecto conocido como precesión.

Un año tropical compensa los efectos de la precesión y es el usado como base para desarrollar el calendario. La tierra necesita 365,2422 días para completar su órbita, lo que hace difícil calcular un calendario con exactitud.

Julio César (100- 44aC.) fue el primer hombre que intentó compensar esta diferencia y le encargó al astrónomo griego Socígenes de Alejandría el diseño de lo que se conoce como calendario juliano, decretando que el primer año del nuevo calendario tendría 445 días.

Este año, conocido como el “año de la confusión” ayudó a compensar dicha diferencia. También introdujo el concepto de “año bisiesto”, incorporándolo cada tres año.

En la actualidad, conocemos el mismo pero con un intervalo de 4 años introducido por el emperador Augusto (63 aC. – 14dC).

A pesar de las compensaciones, hoy en día hay lugares en el mundo que varían la cantidad de días en un año: el calendario musulmán tiene 354 o 355 días, el judío utiliza variaciones entre 353 y 385 días.

Los chinos usaron un calendario basado en un ciclo de 60 años. Aunque fue prohibido en 1930, algunas regiones del sureste asiático lo continúan utilizando.

Salir de la versión móvil