Salud

Aspirina

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: noviembre 15, 2020

Aspirina, compuesto químico sintético, ácido acetilsalicílico. Se elabora a partir del ácido salicílico obtenido de la corteza del sauce, utilizada, entre otros, por los antiguos griegos y los pueblos indígenas americanos para combatir la fiebre y el dolor.

Sin embargo, el ácido salicílico es amargo e irrita el estómago. El químico alemán Felix Hoffman sintetizó en 1893 el derivado acetilo del ácido salicílico como respuesta a la petición de su padre, que tomaba ácido salicílico para el reumatismo.

En la actualidad, la aspirina es el primer fármaco de elección frente a la fiebre, el dolor leve a moderado, y la inflamación debida a la artritis o los traumatismos. Como analgésico es más eficaz que la codeína.

La aspirina produce a veces sangrados gastrointestinales insignificantes que con el tiempo pueden originar un déficit de hierro. Su uso prolongado puede producir también úlceras gástricas. La aspirina no se debe administrar a niños que padezcan varicela o gripe, ya que eleva el riesgo de padecer un síndrome de Reye, una enfermedad muy rara y con frecuencia mortal que afecta al cerebro y a algunos órganos abdominales.

Se piensa que la aspirina actúa interfiriendo con la síntesis de prostaglandinas, implicadas en los procesos inflamatorios y en la fiebre. Los estudios sobre las propiedades anticoagulantes de la aspirina sugieren que la administración de media tableta diaria reduce en algunos individuos el riesgo de infarto de miocardio y de accidentes cerebrovasculares.

Un estudio muy extenso llevado a cabo en Inglaterra y publicado a finales de 1993 señalaba que el tratamiento prolongado con aspirina ayuda a evitar la formación de coágulos potencialmente mortales en los vasos sanguíneos tras cirugía de derivación y otras intervenciones.

Otras investigaciones llevadas a cabo en Estados Unidos e Inglaterra, han demostrado que la aspirina puede favorecer también el crecimiento del feto en el útero, reducir el riesgo de cáncer rectal y de colon y de ceguera en la diabetes, enlentecer la formación de cataratas y retrasar ciertas manifestaciones del envejecimiento de la piel.