Salud

Ascitis

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: noviembre 15, 2020

Ascitis, acumulación anormal de líquido con un alto contenido de proteínas y electrolitos a nivel intraperitoneal. Se produce con más frecuencia en enfermos con cirrosis hepática o con cualquier otra enfermedad grave del hígado. No obstante, existen muchas otras enfermedades no hepáticas que pueden cursar con ascitis, como la insuficiencia cardiaca congestiva, distintos tipos de neoplasias malignas, la peritonitis o las enfermedades infecciosas parasitarias.

Una de las manifestaciones clínicas de esta alteración es el aumento del perímetro abdominal, que a veces es perceptible a simple vista, cuando la cantidad de líquido acumulado es considerable, mientras que otras veces es necesario ponerlo de manifiesto mediante técnicas diagnósticas como la ecografía abdominal. En estos enfermos también se puede apreciar una disminución de la producción de orina y una acumulación de líquidos en otras partes del organismo (edema).

Para evaluar correctamente a estos enfermos, a veces, hay que obtener una muestra de ese líquido intraperitoneal mediante una paracentesis o punción abdominal con aguja fina.

El tratamiento de este trastorno suele consistir en facilitar la eliminación del líquido acumulado mediante la restricción del consumo de sal, el reposo, la facilitación de la diuresis mediante la utilización de fármacos diuréticos y, a veces, cuando la acumulación de líquido ascítico es muy importante, mediante la realización de paracentesis evacuadoras.

Salir de la versión móvil