Salud

Apnea

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: noviembre 15, 2020

Apnea, interrupción de la respiración. Pueden producirse periodos de apnea, en los que cesa la respiración durante unos segundos durante el sueño. Cuando se alternan periodos de apnea con periodos de respiración rápida y profunda (hiperapnea), se habla de respiración de Cheyne-Stokes; puede producirse por una caída de oxígeno, por acumulación de ácido en la sangre, por aumento de la presión en el tronco cerebral, o por fallo cardiaco.

La apnea puede asociarse a procesos tan nefastos como las alteraciones del ritmo cardiaco, la hipertensión arterial o la pérdida de la fuerza contráctil del músculo cardiaco. También se ha asociado a algunos casos de muerte súbita del lactante.

La apnea del sueño puede deberse a la obstrucción de la vía aérea (apnea obstructiva del sueño), a alteraciones en la región del cerebro que controla la respiración (apnea central del sueño), o a ambos procesos (apnea mixta del sueño).

La obesidad puede ser un factor coadyuvante; los pacientes que padecen apnea del sueño mejoran con la pérdida de peso; también deben evitar los fármacos hipnóticos o sedantes. Algunos investigadores han localizado la causa del proceso en una lesión del área cerebral implicada en el control respiratorio.