Salud

Albino

Artículo escrito por Ana S. | Actualizado: noviembre 7, 2020

Albino, persona que no tiene melanina en los melanocitos de la piel. Esto les confiere una apariencia característica con el pelo blanco o muy rubio, ojos azules o rosas y piel rosácea o blanca muy sensible a la exposición solar.

Existen al menos seis formas diferentes de albinismo. Dos de las principales son mutaciones genéticas recesivas; estas mutaciones se localizan en alelos diferentes. Esto significa que el hijo de dos padres albinos puede no padecer el proceso si es un heterocigoto doble —es decir, si tiene un alelo normal y otro mutado de cada uno de los dos genes—. Estas dos formas de albinismo se denominan tirosinasa negativo y tirosinasa positivo. La tirosinasa es una enzima clave en la formación de la melanina (el pigmento de los melanocitos). Algunos albinos tienen alteraciones en la conducción nerviosa del ojo al cerebro (conocida como vía óptica); ésta es la causa de que no posean visión binocular. Existen otras formas de albinismo: el albinismo cutáneo, por ejemplo, no tiene afectación ocular; la piel tiene una coloración parcheada similar al vitíligo y muchas veces se manifiesta como un mechón de pelo blanco característico. Ver Genética.

Tratamiento

Es importante evitar la exposición solar y utilizar cremas protectoras en las áreas de piel expuestas. Los ojos deben protegerse con lentes o gafas solares. Los albinos tienen mayor riesgo de padecer cáncer cutáneo, y deben por tanto someterse a exploraciones periódicas para detectar cualquier área maligna o premaligna.